Por qué adoptar a un perro adulto y darle una vida mejor

Cuando vamos a una protectora con la intención de adoptar un perro estamos haciendo un gran acto altruista y generoso. Tenemos la intención de salvar a un perro del abandono o de la pérdida de sus dueños.

Lo más natural es que nuestro instinto nos impulse a querer adoptar un cachorro, pero no debemos olvidar que no son la única opción. De hecho, si adoptamos con la intención de ayudar y aportar valor a la sociedad, es mucho mejor opción optar por adoptar perros adultos.

Y es que hay muchos perros que nadie adopta simplemente porque no son cachorros adorables que les llaman la atención. Y esto es algo realmente triste, porque esas personas pueden estarse perdiendo a un gran amigo.

¡Que las apariencias no te engañen! Adoptar perro adulto te ofrece muchas ventajas

Hoy queremos hablarte sobre las razones por las que deberías plantearte adoptar un perro adulto o incluso anciano.

Razón #1: Conocerás bien el carácter del perro

Un cachorro puede acabar siendo de muchas formas dependiendo de cómo lo socialices y de sus genes. No siempre está claro cómo acabará siendo un perro sólo viéndolo de cachorro. Siempre pueden haber problemas inesperados que cambien la personalidad del perro, y eso es innegable

Sin embargo, cuando un perro es adulto ya tiene definido su carácter y la gente que se dedica a cuidarlo en la protectora lo suele conocer de sobra. Una gran ventaja que tendrás a la hora de adoptar un perro adulto es que, si acudes a un buen refugio o protectora como SPAM, te dirán exactamente cómo es y cuáles son sus gustos.

Esto te permitirá adaptarte mejor al perro y escoger a aquel que encaje de verdad contigo. Además, si el perro es sociable difícilmente cambiará de forma de ser al irse contigo.

Razón #2: Te lo agradecerá

Si adoptas un perro adulto jamás te arrepentirás. De hecho, verás como cada uno de los días del resto de su vida te agradecerá haberlo adoptado.

Son muchos los casos donde es evidente que un perro adoptado valora mucho su nuevo dueño. De hecho, incluso muchos perros con problemas mejoran mucho después de ser acogidos por una familia, porque se sienten agradecidos y mejoran su carácter.

Un perro que valora mucho a sus amos será mucho más atento y estará dispuesto a obedecer órdenes. Estará incluso más motivado que un perro que lleve toda la vida viviendo contigo. Le estás dando una segunda oportunidad.

Razón #3: Se lo merece

Moralmente, podríamos decir que los perros adultos que están en una protectora durante mucho tiempo se merecen mucho más ser adoptados que otros que acaban de llegar. 

En una protectora hay perros que sufren mucho, a pesar de los grandes cuidados que se les da. Y el solo hecho de haber sido abandonados por sus “preciados” dueños ya es un duro golpe que les ha dado la vida.

Después de haber dado su amor incondicional a otras personas, fueron rechazados. Dales tu ahora tu amor para equilibrar la balanza y hacerlos felices para siempre.

Los perros ancianos también se merecen una segunda oportunidad contigo, dales los mejores años de su vida para que sepan cómo es vivir en una familia de verdad.

Razón #4: Lo tendrás más fácil

Un perro adulto se supone que ya ha pasado por un proceso de educación y socialización. Esto facilita mucho las cosas si estás adoptando un perro ya educado.

Además, un perro que ha tenido que convivir con otros perros de todos los tipos acaba desarrollando muchas habilidades sociales que le serán útiles para adaptarse a cualquier hogar.

Aunque hay perros que no han tenido socialización o educación porque los dueños han sido negligentes con ellos, sí que es verdad que hay muchos perros bien educados en las protectoras. 

Por ello, si crees que no tendrías mucho tiempo para educar a un cachorro de cero, un perro adulto sería una opción ideal. Pero hazlo de manera responsable, ten en cuenta que aunque adoptes un perro adulto no te eximes de enseñarle.

Por supuesto, cuando llegues a casa con el nuevo inquilino peludo tendrás que establecer una serie de normas para que tu nueva mascota entienda cómo debe actuar en su nuevo hogar. Recuerda siempre enseñarle las cosas de forma positiva.

Razón #5: Son mucho más tranquilos

A veces queremos un perro sólo para que nos haga compañía, no para salir a correr como locos ni para estar todo el día detrás de él. Para esas personas que tienen un estilo de vida más tranquilo e incluso sedentario, un perro adulto o anciano será ideal.

Al ser perros físicamente y mentalmente más desgastados, no necesitan hacer mucho ejercicio físico (a veces, nada) y apenas necesitan salir a la calle a hacer sus necesidades. Además, generalmente tolerarán mejor las situaciones estresantes, como quedarse a solas.

¿Qué te ha parecido? ¿Son buenos argumentos para elegir un perro mayor, verdad? Si ahora sí que sí, te decides por adoptar un perro adulto o de cualquier tipo, ¡felicidades! Estás a un clic de encontrar a tu nuevo mejor amigo. → QUIERO ADOPTAR