Cómo enseñarle a tu perro a dar la pata

Cómo hacer que tu perro te de la pata

Uno de los trucos más habituales y sencillos de enseñar a un perro es el de dar la pata. Un gesto que cualquier peludo puede aprender en cuestión de minutos si se recurre a la técnica adecuada.

Qué debo saber antes de enseñar a un perro a dar la pata

Lo primero que tienes que saber es que es imprescindible que estés tranquilo, relajado y sin prisas. De lo contrario tu amigo de cuatro patas fijará su atención en tu estado de ánimo, lo que dificultará muchísimo la lección.

Así que si estás estresado, tienes un mal día o no dispones de tiempo suficiente para poder enseñar a tu perro a dar la pata es mejor que lo dejes para otro día.

Cómo enseñar a tu perro a dar la pata: preparación

Antes de empezar es importante que busques un lugar relativamente amplio y en el que no haya distracciones para que tu amigo de cuatro patas pueda concentrarse exclusivamente en el ejercicio.

Una vez lo hayas localizado, busca sus golosinas favoritas y guárdatelas en el bolsillo, ya que van a jugar un papel básico a lo largo de la sesión de entrenamiento.

Cómo enseñar a mi perro a dar la pata paso a paso

tips perro de pata - Cómo enseñarle a tu perro a dar la pata

1. Llévalo al lugar escogido, haz que se siente y enséñale el premio

Una vez estéis en lugar escogido para comenzar con el training, haz que se siente y enséñale el premio para captar su atención.

Es necesario que le enseñes a sentarse antes que a dar la pata ya que tu perro sólo puede dártela sentado.

2. Enuncia el comando que más te guste

Hay quien utiliza “dame la pata”, quien prefiere decir únicamente “la patita” o quien se limita a enunciar “pata” para que su perro le extienda alguna de sus extremidades superiores. Elijas el que elijas es importante que el enunciado no sea excesivamente largo.

3. Di ‘sí’ o ‘muy bien’ en cuanto comience a moverse sin dejar de enseñarle el premio

En cuanto veas que tu peludo empieza a menearse agitado por la presencia del premio e intentar levantar la pata emite un “sí” o un “muy bien” en tono cariñoso para que vea que va por el buen camino.

4. Recompénsalo cada vez que haga el ademán de darte la pata

Aunque te la dé como un gesto nervioso en busca del premio, cada vez que levante su patita, cógesela y prémialo. Hay pocas cosas que funcionen mejor a la hora de enseñar a un perro que recurrir al refuerzo positivo.

En este post puedes encontrar más información sobre qué es el refuerzo positivo y otros consejos para adiestrar a tu peludo.

5. Agárrale la pata sin que se levante

Si no acaba de alzar su pata para ofrecértela, agárrasela mientras está sentado y prémialo para ayudarle a entender qué le estás pidiendo.

6. Repite el proceso varias veces

Insiste en este gesto tantas veces como sean necesarias hasta que compruebes que ha entendido la orden. Si puedes, repítelo más de una vez al día.

7. Dale el premio cada vez que se siente y te dé la pata

como conseguir perro de pata - Cómo enseñarle a tu perro a dar la pata

Es muy importante que no olvides darle un premio cada vez que complete satisfactoriamente el ejercicio y que acompañes este gesto con palabras cariñosas y caricias.

8. Perfecciona el truco

En cuanto veas que este entiende perfectamente lo que se le pide, trata de perfeccionarlo hasta que lo lleve a cabo tal y como tú quieres, con ambas patas.

9. Quítale el premio

Ahora que ya te da la pata cada vez que se lo reclamas ofrécele el premio solo algunas veces. Así hasta que consigas que lo realice exclusivamente a cambio de elogios y gestos de cariño.

Cómo enseñar a dar la pata a un perro que no me hace caso

Cada perro, como las personas, es distinto. Los hay que son capaces de aprender un montón de trucos en muy poco tiempo y los hay que necesitan muchísimas sesiones para llevar a cabo aquello que se les pide.

Si tu peludo forma parte del segundo grupo no te desesperes. Con paciencia y alguna que otra modificación en el entrenamiento que te proponemos a continuación acabará aprendiendo a darte la patita.

  • Cuando estés en el paso 3 esconde el premio en tu puño, agítalo y acércaselo a su pata. Verás que rápido reacciona.
  • Si sigue sin entender qué debe hacer para conseguirlo, siéntalo, cógele la pata e inmediatamente después dale el premio. Así varias veces hasta que entienda que se trata de un juego de acción – reacción.
  • Si tu amigo de cuatro patas se muestra especialmente disperso durante los entrenamientos acorta las sesiones y repítelas durante tres o cuatro veces cada día.
  • En el caso de que veas que se agobia y apenas avanza, déjalo y vuelve a empezar al día siguiente. En menos de lo que imaginas estará dándote la patita cada vez que se lo pidas.

¿Has conseguido que tu peludo te de la pata? Cuéntanos qué más trucos has puesto en práctica para conseguirlo 😉