Displasia de cadera en perros: síntomas, tratamiento y prevención

displasia cadera perros - Displasia de cadera en perros: síntomas, tratamiento y prevención
En el mundo de los perros, la displasia de cadera es una realidad que afecta a muchas razas, causando dolor y dificultades en su movilidad diaria.

En este artículo, hablaremos sobre esta enfermedad, indicando los síntomas sutiles, pero significativos, exploraremos las opciones de tratamiento y analizaremos estrategias preventivas clave.

¿Qué es la displasia de cadera en perros?

La displasia de cadera en perros es una condición ortopédica compleja y a menudo debilitante que afecta las articulaciones coxofemorales, donde el fémur se encuentra con la cadera.

Esta enfermedad se desarrolla gradualmente a lo largo del tiempo y se caracteriza por una mala formación de la articulación de la cadera, lo que provoca un desgaste anormal y doloroso.

En la displasia de cadera, la cabeza del fémur no encaja correctamente en la cavidad de la cadera, lo que lleva a una fricción excesiva y, con el tiempo, al deterioro del cartílago articular. Esta fricción causa dolor, inflamación y eventualmente limita la capacidad del perro para realizar actividades cotidianas como caminar, correr o subir escaleras.

Principales síntomas de la displasia de cadera en perros

La displasia de cadera en perros puede presentarse a través de una variedad de síntomas, cada uno cuenta con diferentes niveles de incomodidad y afectación.

A continuación, te detallamos los síntomas más comunes:

Cojera y dificultad para levantarse

Uno de los síntomas más evidentes de la displasia de cadera es la cojera, especialmente después del ejercicio o al levantarse por la mañana. Los perros afectados pueden mostrar dificultad para poner peso en una o ambas patas traseras.

Rigidez y disminución de la movilidad

La rigidez en las articulaciones de las caderas es otro indicio de la displasia. Los perros pueden mostrar resistencia al moverse, especialmente al subir escaleras o realizar actividades que involucren sus patas traseras.

Cambios en el comportamiento y la actividad

Los perros con displasia de cadera a menudo muestran cambios en su comportamiento. Pueden volverse menos activos y evitar actividades que antes disfrutaban, como jugar o correr. La pérdida de interés en el ejercicio puede ser un indicativo de dolor asociado con la displasia de cadera.

Dificultad para subir o bajar escaleras

La dificultad para subir o bajar escaleras es un síntoma común, ya que estos movimientos requieren un esfuerzo significativo de las patas traseras. Los perros con displasia de cadera pueden evitar las escaleras o mostrar indecisión al enfrentarse a ellas debido al dolor y la incomodidad.

Factores de riesgo de la displasia de cadera en perros

Dentro de los factores de riesgo de padecer esta condición, desde mi nuevo mejor amigo destacamos los tres siguientes:

  1. Genética: algunas razas, como el Pastor Alemán, Labrador Retriever y Golden Retriever, tienen una predisposición genética a la displasia de cadera. Si tu perro pertenece a una de estas razas, es importante estar alerta a los síntomas desde temprana edad.
  2. Crecimiento rápido: los perros que experimentan un crecimiento rápido durante su etapa de cachorro pueden estar en mayor riesgo, ya que el rápido desarrollo puede afectar a la formación adecuada de las articulaciones.
  3. Obesidad: el exceso de peso ejerce presión adicional sobre las articulaciones, lo que puede empeorar los síntomas de la displasia de cadera. Los perros con sobrepeso tienen un mayor riesgo de desarrollar esta condición y de experimentar síntomas más severos.

Diagnóstico de la displasia de cadera

El diagnóstico temprano es fundamental para gestionar la displasia de cadera de manera efectiva y mejorar la calidad de vida del perro. Los veterinarios utilizan varias técnicas para confirmar la condición:

  • Exámenes físicos: los veterinarios realizan exámenes físicos detallados para evaluar la movilidad, el rango de movimiento y la sensibilidad en las articulaciones de las caderas.
  • Radiografías: las radiografías son una herramienta crucial para diagnosticar la displasia de cadera. Permiten a los veterinarios observar la estructura de las articulaciones y determinar el grado de la afección.
  • Evaluación Genética: para razas con una predisposición genética, las pruebas genéticas pueden ayudar a los criadores a identificar portadores de genes de displasia de cadera, contribuyendo a la prevención de esta condición en futuras generaciones.

Tratamiento para la displasia de cadera en perros

Cuando se diagnostica displasia de cadera en un perro, existen diversas opciones de tratamiento que pueden ayudar a aliviar el dolor y mejorar su calidad de vida.
Dependiendo de la gravedad de la condición, los veterinarios pueden recomendar tratamientos médicos o fisioterapia para manejar los síntomas.

Tratamiento médico

Como tratamiento médico destacamos los siguientes:

  • Analgésicos y antiinflamatorios: los medicamentos recetados pueden reducir la inflamación y aliviar el dolor, permitiendo que el perro se mueva con mayor comodidad.
  • Suplementos nutricionales: suplementos como la glucosamina son beneficiosos para la salud de las articulaciones. Estos ayudan a mantener el cartílago articular y pueden reducir el deterioro de las articulaciones.
  • Terapia de frío y calor: la aplicación controlada de calor o frío puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor en las articulaciones afectadas.

Te recomendamos que siempre sigas las recomendaciones de tu veterinario.

Fisioterapia y ejercicio terapéutico

  • Fisioterapia acuática: la fisioterapia en el agua, desarrollada en una piscina terapéutica, permite que el perro realice ejercicios de bajo impacto, fortaleciendo los músculos y mejorando la movilidad sin ejercer presión adicional sobre las articulaciones.
  • Ejercicio controlado: los ejercicios específicos, diseñados por un fisioterapeuta veterinario, pueden ayudar a fortalecer los músculos alrededor de las caderas. Estos ejercicios están adaptados a las necesidades individuales de cada perro y se centran en mejorar la estabilidad y el rango de movimiento.
  • Masaje terapéutico: el masaje terapéutico puede aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea, proporcionando alivio a los perros con displasia de cadera.

fisioterapia displasia cadera perros 1 - Displasia de cadera en perros: síntomas, tratamiento y prevención

Prevención de la displasia de cadera en perros

La prevención juega un papel fundamental en la gestión de la displasia de cadera en perros.

Aunque esta condición tiene una base genética, existen estrategias efectivas que los dueños pueden implementar para reducir el riesgo de desarrollar displasia de cadera en sus mascotas y mejorar la calidad de vida de los perros.

A continuación te presentamos algunas estrategias clave para prevenir la displasia de cadera:

Dieta balanceada y control del peso

Una dieta equilibrada y adecuada es esencial para el desarrollo saludable de los cachorros y la salud a largo plazo de los perros adultos. Proporcionar alimentos de alta calidad y evitar el exceso de calorías ayudará a mantener un peso adecuado.

Te puede interesar→ ¿Cómo le preparo una dieta casera a mi perro?

Ejercicio controlado y físicamente adecuado

El ejercicio regular es vital para mantener la salud general de un perro, pero es especialmente importante para aquellos con predisposición genética a la displasia de cadera. Para ello, es crucial realizar grandes paseos de forma habitual.
Sin embargo, es esencial evitar el ejercicio excesivo, sobre todo durante la etapa de crecimiento del cachorro.

Atención veterinaria regular

Las revisiones veterinarias regulares son esenciales para monitorear la salud de tu perro y detectar cualquier signo temprano de displasia de cadera.

En resumen, la displasia de cadera en perros es una condición seria, pero manejable cuando se aborda con el cuidado adecuado y la atención temprana.

Ahora que conoces los síntomas, las opciones de tratamiento y las estrategias de prevención, cuentas con el conocimiento necesario para proporcionar una vida plena y activa a tu fiel amigo peludo.

Autor: olga