10 motivos por los que tu perro mea en casa

¿Por qué mi perro mea en casa?

Uno de los comportamientos más desagradables que puede tener un perro es el de orinarse en casa. 

Un hábito que suele corregirse durante los primeros meses de vida del cachorro a base de entrenamiento pero que en algunos casos se alarga, cronifica y empeora con el paso del tiempo.

Si este es tu caso, si llevas tiempo preguntándote por qué mi perro se mea en casa y no sabes por dónde empezar para atajar este problema cuanto antes, sigue leyendo. En Mi Nuevo Mejor Amigo te explicamos cómo resolverlo.

Por qué mi perro se mea en casa: motivos más frecuentes

motivos perro mea casa - 10 motivos por los que tu perro mea en casa

Lo primero que debes hacer si tu amigo de cuatro patas se muestra incapaz de reprimir sus ganas de orinar cuando está en casa (siempre y cuando lo saques a pasear unas tres veces al día y en torno a 15 minutos por paseo), es acudir al veterinario.

Este, tras escucharte y estudiar al animal, emitirá un diagnóstico que acompañará con una serie de pautas que deberás seguir a rajatabla si quieres que tu peludo empiece a hacer sus necesidades fuera de casa lo antes posible.

Es importante que sepas que, en la mayoría de las ocasiones, un perro se mea en casa porque:

  • Necesita más paseos. Los perros deben pasear un mínimo de tres veces al día.
  • Necesita paseos más largos. Cada salida debe extenderse a unos 20-25 minutos.
  • No tiene una rutina clara de paseos. Es imprescindible que salgan siempre a la misma hora para hacer sus necesidades.
  • Se deja llevar por el instinto de marcar. Un acto instintivo que -a menudo-, revela un estado de ansiedad o agresividad que, de confirmarse, deberá ser tratado para acabar con el problema.
  • Sufre un problema de alteración del sueño. Muchos perros que se despiertan de forma recurrente ante el más mínimo ruido acaban desarrollando esta desagradable costumbre.
  • Sufre un problema de ansiedad por separación de su dueño. Un trastorno muy común entre los peludos que pasan la mayor parte del día alejados de sus mejores amigos.
  • Presenta un cuadro de estrés. Los cambios de casa, de horarios y en general todo lo que altera de forma significativa sus rutinas puede desencadenar en la aparición de este mal hábito.
  • No duerme contigo. Es habitual que muchos canes que duermen en habitaciones distintas a sus dueños desarrollen conductas problemáticas como mear en el hogar.
  • Quiere llamar la atención del dueño. Algunos peludos que sienten déficit de cariño o quieren llamar la atención de su dueño para que pase más tiempo con ellos se orinan en casa.
  • Sufre incontinencia urinaria. Un buen número de canes senior acaba desarrollando algún tipo de afección que le impide contener su pis.

→ Te puede interesar: 5 buenos consejos de adiestramiento canino

Mi perro mea en casa: cómo corregirlo

Una vez conozcas la causa por la que tu amigo de cuatro patas se mea en casa podrás empezar a poner en marcha todos los ejercicios que sean necesarios para corregir este asunto.

En el caso de que esta mala costumbre se deba a algún problema de índole psicológico será el etólogo canino quien, a través de terapia o medicación, ponga las bases para poder atajar este comportamiento.

Si el origen de su incontinencia nada tiene que ver con el estrés, la ansiedad o con alguna afección médica que la provoca te recomendamos que tengas muy presentes los siguientes consejos:

  • Establece unas rutinas de paseo. Organiza tu día a día de tal forma que, pase lo que pase, puedas sacar a tu perro a las mismas horas y con la misma duración.
  • Intenta que uno de esos paseos sea poco antes de irte a dormir. Sacarlo durante cinco minutos justo antes de meterte en la cama le ayudará a aguantar mejor hasta el primer paseo.
  • Asegúrate de que tu perro llega a la cama exhausto y deseando dormir. Cuanto más cansado se acueste, menos probabilidades tendrás de que se levante a orinar durante la noche.
  • Sírvete de productos para eliminar el olor del orín. Cada vez que tu peludo mee su cama, en un peluche o encima de alguna zona que le guste, límpialo con la mayor celeridad posible. Si eliminas rápidamente cualquier rastro de pis este acabará perdiendo el interés por seguir marcando.
  • Búscale una zona tranquila en la que pueda descansar sin ruidos ni distracciones cada vez que lo desee.
  • Asegúrate de que dispone de comida, agua y juguetes durante todo el día, también cuando tú no estás presente. Los juguetes para perros le mantendrán distraído cuando no estés en casa.
  • Si pasas muchas horas fuera de casa déjale una prenda de ropa o algún objeto que huela a ti.
  • Echa mano de un difusor de feromonas. Estos aparatos ayudan a rebajar el nivel de excitación de muchos perros. 

Si después de seguir todos estos consejos tu perro sigue meándose en casa, te recomendamos que vuelvas a llevarlo al veterinario para que lo reevalúe y te indique el mejor camino para solucionarlo cuanto antes.